El hígado de ternera, el gran enemigo de la caries
Explicamos las vitaminas que necesitamos para parar el progreso de las caries y una lista de los alimentos que las contienen.
15878
post-template-default,single,single-post,postid-15878,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

El hígado de ternera, el gran enemigo de la caries

dentality-caries

El hígado de ternera, el gran enemigo de la caries

Tanto la buena higiene como la alimentación influyen en la salud dental de nuestros hijos

Siempre hemos escuchado que para evitar las caries debemos limpiarnos mucho los dientes y comer cero chuches. Nada de esto ha cambiado, las chuches y la buena higiene no son negociables.

La caries es un proceso infeccioso producido por un desequilibrio en la boca. La ausencia de ciertas vitaminas disminuye la capacidad de protegerse del diente. Algunas bacterias producen ácidos que debilitan las diferentes capas del diente. Si conseguimos aumentar las defensas para hacer frente a las bacterias la caries no progresará.

El diente tiene tres capas: la más externa es el esmalte y es casi mineral en su totalidad (96 % de su composición), pero la siguiente capa, la dentina, tiene un 30% de células vivas. Algunas de ellas, los odontoblastos, construyen una barrera más dura de colágeno ante el ataque de los ácidos producidos por las bacterias que se comen el diente en la caries. Sería deseable que tengamos muchos odontoblastos y en buen estado. La capa más interna es la pulpa dentaria (conocida como “el nervio”). La pulpa es 90% orgánica y recibe riego sanguíneo del resto del cuerpo. Los glóbulos blancos vendrán hasta el diente a través de la pulpa.

Vamos a explicar las vitaminas que necesitamos para formar más glóbulos blancos y que los odontoblastos formen nuevas capas de diente más fuerte y parar el progreso de las caries incipientes. Y para finalizar, haremos una lista de los alimentos que contienen estas vitaminas.

Por un lado necesitamos la vitamina A, vitamina D y el calcio. La vitamina A la encontramos en lácteos (leche, mantequilla, queso), en vegetales como zanahoria, brócoli, espinaca, melón, albaricoque y mango. También en carne de ternera, pavo, pollo o pescado. La vitamina D también se encuentra en aguacate, huevos, setas, hígado de ternera y aceite de hígado de bacalao. Por supuesto que también nos la da el sol. El calcio lo obtenemos aparte de en los alimentos ya mencionados en legumbres, frutos secos, pescado y marisco. Pero ninguna de estas vitaminas se depositará en los dientes si falta el ingrediente estrella…la vitamina K2.

Los humanos no sintetizamos la vitamina K2, solo tenemos su precursora, la vitamina K1. Los animales también tienen la vitamina K1 pero el ganado que pasta hierba, mediante el proceso de fotosíntesis convierte la K1 en K2. Por ello encontraremos la vitamina K2 en la carne y lácteos de animales que han comido hierba fresca, pasto, no en los que se alimentan de pienso.

Resumiendo, si añadimos de forma consciente estos alimentos a nuestra dieta y las combinamos con una buena higiene estaremos mejorando la capacidad de nuestros dientes para hacer frente a las caries. Si ya tenemos muchas caries puede que necesitemos un aporte extra de vitaminas y minerales a modo de suplemento siempre supervisado por nuestro pediatra.