Qué son y cómo prevenir las caries en los dientes - Clínicas Dentality
16095
post-template-default,single,single-post,postid-16095,single-format-standard,bridge-core-2.7.8,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-26.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Qué son y cómo prevenir las caries en los dientes

que-son-y-como-prevenir-la-caries-en-los-dientes-clinica-dentality

Qué son y cómo prevenir las caries en los dientes

El esmalte que recubre nuestros dientes es un material sorprendente, casi tan duro como un diamante y, al mismo tiempo, poroso. Es el mineral más fuerte de nuestro organismo, más incluso que el que compone nuestros huesos y protege la estructura interna de los dientes al tiempo que nos permite masticar los alimentos. Pero hay que saber cuidarlo, y si consultamos los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no lo estamos haciendo demasiado bien: el 95% de la población mundial padece enfermedades bucodentales, especialmente, la que ataca directamente al esmalte dental, la caries.

Pero… ¿qué es una caries?

Una caries no es otra cosa que una infección bacteriana en un diente. En nuestra boca conviven bacterias buenas y bacterias no tan buenas. Las conocemos con el nombre de placa bacteriana. Cada vez que comemos, los azúcares que ingerimos, si no son “removidos” con una buena higiene oral, permanecen en la boca y son metabolizados por esta placa bacteriana produciendo unos ácidos que hacen que el pH de la boca descienda y se produzca la paulatina desmineralización del esmalte dental. Es un proceso lento, pero que si no se ataja a tiempo, puede llegar a “romper” por completo el esmalte y hacer que esos mismos microbios accedan al interior del diente.

¿Se pueden prevenir?

El primer paso para no tener caries es mantener una correcta higiene bucodental. Pero no es el único. Al cepillarnos los dientes después de las comidas durante al menos dos minutos, con la técnica adecuada y usando una pasta de dientes con flúor, conseguimos no sólo remover las bacterias cariógenas adheridas a la superficie del esmalte, sino que contribuimos a la remineralización del esmalte dental.

Pero las bacterias cariógenas, que suponen el 20% de la flora oral, son solo una de las partes del problema. Existen otros factores que contribuyen a la aparición de las caries y que también podemos controlar. El principal, y el más sencillo de controlar, es nuestra dieta. Lo que comemos influye directamente en la salud de nuestros dientes: por una parte, porque pueden ser productos dañinos para nuestro esmalte dental, como los azúcares que “alimentan” a la bacterias nocivas o los ácidos que lo erosionan; y por otra, porque pueden aportar vitaminas y minerales que fortalecen los dientes. Tomar lácteos, consumir pescado azul habitualmente e ingerir cinco raciones diarias de fruta y verdura son buenos ejemplos de alimentación anticaries.

El último factor que ayuda a mantener las caries a raya es visitar de forma periódica al dentista. España sigue siendo uno de los países de Europa en los que con menos frecuencia se visita al dentista y en la actualidad tan solo el 65% de las personas lo hace una vez al año. De hecho, cerca de un 30% de los españoles reconoce que sólo acude a una clínica dental cuando el daño ya está hecho y algo empieza a doler. Una tendencia que debe cambiar, ya que el dentista puede detectar las caries antes de que vayan a más, cuando son sólo una pequeña mancha blanquecina en nuestro esmalte, y se pueden solucionar de forma sencilla (y económica).

¿Cómo se trata una caries?

Si la caries ha progresado en nuestra boca y no nos hemos dado cuenta, lo habitual es que nos enteremos cuando aparece el dolor. Ese dolor implica que hay un problema que sólo el dentista puede resolver. ¿Cómo? Pues, habitualmente, con un empaste y, si la infección ha afectado al nervio del diente, con una endodoncia.

Los empastes sirven para reemplazar el tejido destruido por un material nuevo. Antes ese tejido se sustituía por una amalgama de plata con mercurio, que no sólo era poco estético, sino que podía dar problemas a personas con alergia a este mineral. Ahora estas amalgamas se realizan con resinas sintéticas, intentando que sean lo más parecidas a la coloración natural del diente, y de las que no se tiene noticia de que hayan provocado ningún problema.

En Clínicas Dentality estamos a tu disposición. Si crees que puedes tener una carie o simplemente las quieres evitar, solicita una cita con uno de nuestros expertos y te ayudaremos en todo lo necesario.